No todo vale en la Red: derechos y deberes del internauta

Aunque parezca que lo que hacemos en Internet es anónimo y que todo vale, nuestros actos en la Red están sometidos a las mismas reglas que rigen el mundo físico. Conviene no olvidarlo para evitar sorpresas.

Ya hay más de 20 millones de cibernautas en España que acuden a Internet para informarse, pero también para comprar artículos, lanzar opiniones, comunicarse a través de redes como Facebook o Tuenti, subir vídeos a YouTubedescargarse películas. Y lo hacen desde casa, desde el PC del trabajo o mientras viajan. Cada una de estas actividades –comprar, opinar, desvelar detalles de la vida privada propia o de la de terceros…– está tan regulada como la que tiene lugar en el mundo físico. Sin embargo, el supuesto anonimato que proporciona la Red y la dispersión de los datos (que muchas veces se alojan en servidores residentes en terceros países) hacen que muchos piensen que vagan por una ciudad sin ley donde no hay que dar cuenta a nadie de nada. Campea la máxima del «todo vale», como dice el blogger y experto en derecho aplicado a las nuevas tecnologías Miguel Ángel Mata.

Sin embargo, la realidad es bien distinta. Un buen ejemplo es el de aquellos que hacen sus pinitos en el mundo del periodismo digital. «Cuando un internauta ejerce el periodismo ciudadano y difunde sus opiniones en la Red, por ejemplo a través de su blog, ha de saber que adquiere los mismos deberes y responsabilidades que los profesionales de la información. Ello implica que es responsable de que la información sea veraz, contrastada y respetuosa con la dignidad de las personas implicadas», recuerdan Laura Martínez y Megan Rogers, del bufete de abogados Simmons & Simmons. En este sentido, Blas Piñar Guzman, abogado de Bird & Bird, asegura que hoy en día se plantean multitud de disputas concernientes a la lesión del honor, la intimidad o la imagen de terceras personas, pues resulta mucho más sencillo publicar informaciones o comentarios acerca de los otros. Es lo que en la terminología anglosajona se conoce como «libelo».

Javier Prenafeta, experto en derecho y nuevas tecnologías, reconoce que el usuario medio de Internet está desconcertado: «Por un lado, tiene en su mano herramientas y servicios que le permiten realizar lo que quiera con la información y contenidos de la Red, casi sin limitación y de forma sencilla, y no comprende que existan determinadas barreras legales para lo que él considera habitual, o bien cree que estas actividades no tienen ninguna consecuencia. Entiendo que hace falta una mayor información, principalmente en cuanto a los aspectos de privacidad y protección de datos personales y en materia de propiedad intelectual». Alejandro Touriño, de Écija, un despacho especializado en denuncias por actos ilícitos en Internet, acude al término «huérfano digital» para designar a aquel usuario, especialmente menor de edad, que, careciendo de un código de comportamiento en la Red, no sabe enfrentarse a los riesgos que Internet plantea.

Además de estafas como el phishing y el robo de números de tarjetas de crédito, los casos que más recurrentemente llegan a los despachos jurídicos y los tribunales tienen que ver básicamente con tres temas:vulneraciones del derecho al honor y la intimidad, la protección de datos de carácter personal y lapropiedad intelectual e industrial.

http://www.pc-actual.com/Actualidad/Especiales/No-todo-vale-en-la-Red-derechos-y-deberes-del-internauta-59283

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: