Negocios on-line: cómo sacar adelante tu empresa en Internet

Si estás harto de tu trabajo, o lo has perdido, y tienes muchas ganas de poner en pie tu propio negocio on-line, anotamos algunas de las cuestiones que debes plantearte, incluido el adiós a los fines de semanas ociosos.

La crisis se ha llevado muchas cosas por delante en 2009. Cerraron casi 70.000 pequeñas y medianas empresas y desaparecieron 170.000 autónomos, a un ritmo de casi 500 diarios. Este descenso de la actividad ha hecho que el número de parados en las oficinas del INEM supere los cuatro millones. En este contexto, los jóvenes están sufriendo más que nadie. Cuatro de cada diez están ahora mismo mano sobre mano, y sin perspectivas de que la cosas vayan a mejorar en un tiempo. Además, la precariedad, los bajos salarios y la subcontratación forman parte del día a día de muchos de los que aún se mantienen activos. Sin embargo, y a pesar de que el panorama es desolador, hay salidas, sobre todo si uno tiene muchas ganas de trabajar en un proyecto propio.

Y es que una buena opción para la generación más preparada de la historia de este país (hay más licenciados y doctorados que nunca) es montar un negocio por cuenta propia en Internet, un entorno que tiene unos costes más reducidos que el mundo físico y unos tiempos de maduración también menores. Los expertos indican que el retorno de la inversión en una empresa on-line puede llegar al tercer año, mientras que una desarrollada en el mundo tradicional requeriría entre 5 y 10. Sin embargo, hay que hacer una advertencia a los que escojan el duro, pero fascinante y satisfactorio camino de hacer realidad un proyecto propio. Poner en pie una empresa de la nada no requiere superhombres, pero casi. Todos los emprendedores consultados para este artículo confiesan que trabajan entre 10 y 12 horas diarias y que ya se han olvidado de lo que son los fines de semana. Además, algunos confiesan que las cuestiones del trabajo se cuelan en casi todas sus conversaciones, que sueñan con él y que les es difícil ver más allá. Y ese esfuerzo brutal lo van a tener que mantener, en el mejor de los casos, es decir, si todo va bien, durante cinco o siete años.

Rodolfo Carpintier, responsable de DaD, una incubadora que ha apoyado proyectos como Baquia o Tuenti, asegura que el futuro empresario «tiene que tener mucha resistencia al ‘no’ y estar muy seguro de lo que quiere». «Hay que tener mucho aguante y saber soportar los malos ratos constantes que tiene un emprendedor; esa es la cualidad más importante». «Trabajar de forma constante y pensar que el éxito tardará», aconseja Niklas Gustafson, un emprendedor impenitente que en 2005, sin apoyo financiero de terceros, puso en marcha la tienda de consumibles ConZumo.com. «Trabajamos una media de 10 horas diarias durante los siete días de la semana. No teníamos fines de semana y solo librábamos algunos días esporádicos. Si queríamos competir con los sites dedicados a los videojuegos, teníamos que darlo todo». Es el testimonio de Álvaro Menéndez, que en 2006 puso en marcha el portal de información Freeki.es, pero que en 2008 tuvo que cerrarlo por falta de financiación. Y es que esa es otra; el índice de fracaso en el mundo on-line es alto y menos de un 5% de las iniciativas empresariales de este tipo sobreviven al primer año. Además, de los cientos de proyectos que llegan a los inversores cada año, se pueden contar con los dedos de las manos los que acaban teniendo un espaldarazo económico.

Lo primero son los amigos

Para los que hayan leído hasta aquí y sigan convencidos de seguir adelante, ahora vienen una serie de cuestiones sobre las que deben pensar antes de mover un dedo. La primera exigencia del emprendedor, más incluso que tener una buena idea (término este que se ha sacralizado en exceso, según muchos), es la de contar con un sólido entorno familiar y de amistades que le apoyen financiera y técnicamente, y que compartan, en alguna medida, su entusiasmo. Este saber rodearse en las etapas iniciales de lo que los expertos llaman las 3F (family, friends and fools) es más importante si cabe que tener la fórmula del millón de dólares. Muchos inversores (así les gusta decirlo) invierten en personas y no en ideas. «Lo más importante es construir un equipo ganador que esté perfectamente alineado con el emprendedor inicial», asegura Carpintier. Yago Arbeloa, presidente de la Asociación de Inversores y Emprendedores en Internet, que reúne a los fundadores de empresas como Bubok, Antevenio o Yes.fm, va más allá y asegura que hoy en día las ideas tienen poco valor. Esta regla ha cobrado más vigencia si cabe por la crisis y la dificultad para encontrar financiación de bancos y agentes de capital riesgo. Arbeloa recomienda poner en marcha negocios que no necesiten mucho capital o que puedan financiarse con las aportaciones de este círculo íntimo. «Lo primero que necesita buscar un emprendedor es un equipo de gente que cubra las distintas necesidades de la empresa: aspectos técnicos, de negocio, de marketing o de posicionamiento. Para lo que no pueda cubrir con su gente, tendrá que pagar por alguien que se lo haga».

El mundo de Internet de hoy en día no se parece en nada a aquel que vivió la fiebre de las puntocom, donde bancos e inversores gastaron millones de euros con los ojos cerrados en iniciativas de dudosa viabilidad y en un mercado que se estaba inventando a sí mismo. «Ya no se parte de la idea de dar ‘el pelotazo’, sino que los proyectos deben estar ajustados en su dimensión y objetivos. Se venden realidades, no expectativas», asegura Arbeloa, que es responsable de Sync, una firma de hosting que fundó en 2002 y que ya cuenta con 20.000 clientes.

Rondas de financiación

Solo cuando este primer cascarón ha solidificado, debe lanzarse el emprendedor a buscar financiación y asesoramiento externo. Es lo que, en el argot del sector, se conoce como «rondas de financiación» y que pueden terminar, si la cosa va bien, con la incorporación de un socio capitalista que relance el proyecto cuando más hacía falta. Sin embargo, la escasez de crédito que sufre la economía afecta a la inversión empresarial. En 2009, el volumen de dinero que movieron las compañías de capital riesgo se contrajo a la mitad. Por eso, los asesores y business angels (así se llama a los empresarios de toda la vida que en un momento determinado deciden apoyar proyectos en ciernes –startups– con buenas perspectivas) recomiendan en estos momentos ser cautos y poner en marcha negocios que requieran poca financiación. Rodolfo Carpintier reconoce que ve al año unos 700 proyectos, pero que su dinero no llega ni para invertir en 10. «El ecosistema de la inversión en TIC en España está muy al inicio y hay que moverlo mucho todavía». Además, el emprendedor debe tener en cuenta que no vale cualquier inversor porque cada uno tiene sus preferencias y que sus tiempos y los del que va a poner el dinero son distintos. Por todo ello, hay que estudiar bien a la persona o institución a la que se pide apoyo y el momento de hacerlo.

El espejismo de la ayuda pública

Una opción que tiene el joven empresario es buscar apoyos en la Administración a través de subvenciones, becas o premios. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce. Álvaro Menéndez cuenta que, antes de cerrar en 2008 su portal Freeki.es, acudió con su socio a la Comunidad de Madrid y, tras pasar por todas los procesos que contempla el programa Empréndelo (plan de negocio, asesoría…), descubrió que, para acceder a la ayuda, tenían que hipotecarse ellos y sus familias. También lo intentaron con el ICO, pero otra vez acabaron desencantados: «Las ayudas se repartían desde los bancos, que un día nos decían que nos las tenían y, al siguiente, nos decían que ya estaban todos los fondos repartidos. Un desastre».

Martín Pérez, uno de los fundadores el año pasado de Jobsket.com, un portal de búsqueda de empleo que tiene su origen en una beca de 3.000 euros, también se queja de que las subvenciones que existen son muy difíciles de conseguir y que muy pocos créditos se conceden a fondo perdido. «En otros países, como Irlanda, donde estuve trabajando anteriormente, este tipo de cosas no pasa. En todas las empresas en las que trabajé había capital gubernamental». David Fernández, que hace un par de años se decidió a trabajar full time en su web de información sobre el sector turístico www.revista80dias.es, también ha removido Roma con Santiago para conseguir dinero público y no ha tenido ningún éxito. Fernández está convencido de que el Gobierno haría bien redirigiendo todo el dinero que se dedica a subvenciones «imposibles» a reducir los gastos asociados a la creación de empresas y los impuestos que pagan las compañías. «La Ley de Economía Sostenible tiene algunas ideas interesantes en este sentido, pero habrá que ver cómo funciona».

El mantra asociado a las redes sociales

¿Qué negocios interesan hoy? ¿A qué debe el emprendedor orientar sus esfuerzos? Desafortunamente, nadie tiene una varita mágica para descubrirlo, pero sí es cierto que la música que mejor suena hoy en Internet y en los oídos de los inversores es la de las redes sociales. Para Yago Arbeloa, son muy útiles y demandadas hoy todo tipo de herramientas que ayuden a medir e interactuar con este tipo de redes y con la blogosfera. Pero también hay otros huecos. Según Rodolfo Carpintier, otra oportunidad está en la tienda electrónica. «España sigue siendo deficitaria en proyectos de comercio electrónico». No obstante, el inversor cree que hay en general una buena oportunidad para cualquier proyecto que consiga llegar al punto de equilibrio (igualar ingresos y gastos) en menos de dos años. Arbeloa también recuerda que es importante que el emprendedor sea consciente del momento económico que vivimos y aporte soluciones que intenten cubrir las nuevas necesidades que surgen, como, por ejemplo, la venta de coches usados o portales relacionados con bolsas de trabajo o búsqueda de empleo. Y por último, subraya la necesidad de que haya tecnología para poner en marcha el proyecto. «Hoy en día es posible llevar a cabo un proyecto de televisión IP, pero hace unos años era inviable».

Pasos a seguir para consolidar un proyecto

1. Vende tu idea a tu círculo familiar y de amigos y trata de captar apoyos y financiación en el mismo. Supone un buen entrenamiento para luego acudir a entidades e inversores externos.

2. Acude con un detallado plan de negocio a organizaciones que asesoren y puedan aportar una inyección económica. Iniciativas privadas como AIEI y Seed Rocket pueden en algunos casos aportar capital, conocimiento e incluso un espacio físico desde donde empezar a trabajar.

3. Acude a entidades públicas en busca de subvenciones. Las comunidades autónomas tienen sus espacios para emprendedores. 

4. Entra en rondas de financiación. Cuando la empresa cumple ciertos objetivos pero necesita capital para seguir creciendo, puede llamar a la puerta de inversores que, a cambio de su dinero, se suelen quedar con una parte del capital social en acciones. También está la figura del préstamo participativo, créditos cuyo tipo de interés está sujeto a la propia progresión de la empresa.

5. Es importante también que diseñes un plan de acción con las previsiones de lo que pueda pasar en un año, para así reaccionar ante imprevistos.

Consejos prácticos

1. El emprendedor debe ser constante y tener mucho espíritu de sacrificio. Habrá muchos momentos en que lo vea negro porque el negocio no llega o porque le niegan la financiación, pero la capacidad para sufrir se le supone.
2. Es importante que en el proyecto haya involucrada gente especializada en las distintas áreas necesarias para su puesta en marcha (programación, diseño, marketing, comercial, etc.). No son aconsejables los hombres-orquesta.
3. Es fundamental elaborar un plan detallado de empresa, especificando las partidas económicas y las necesidades de inversión.
4. La financiación siempre es complicada de conseguir, y más en un momento como éste. Por eso, es interesante empezar poco a poco y guardar fondos para poder actualizarse tecnológicamente cuando toque.
5. Es útil acudir a herramientas gratuitas y a plataformas de desarrollo estándares, para no gastar mucho y para que cuando llegue la expansión el trabajo sea fácil.
6. También es interesante acudir a eventos, donde ponerse en contacto con más emprendedores o con asesores e inversores.
PC actual
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: